EL FUTURO DEL GRAN FORMATO

EL FUTURO DEL GRAN FORMATO

No ha pasado mucho desde que la impresión en gran formato estaba en fase experimental, de hecho, han pasado 25 años desde que en 1991 se lanzó la primera impresora de inyección de tinta de gran formato, reemplazando a los plotters y reinventando el modo de diseñar e imprimir en gran formato. 

Pero los avances han acelerado bastante, y la impresión digital ha pasado a ser la mejor opción en el gran formato, el cual aporta mayor versatilidad,  gracias también al avance en software y materiales.

Una de las ventajas de la producción digital es ofrecer plazos de entrega más cortos, ya que actualmente se pueden producir diversas clases de impresiones y en soportes distintos siendo la preparación y los cambios de trabajos más rápidos, el proceso de preimpresión es más sencillo y la producción de tiradas cortas y ejemplares sueltos es viable.

Ya son varios años los que llevamos viendo desde Drupa (Feria internacional de artes gráficas), que las tecnologías de inyección de tinta no han dejado de avanzar, lanzando nuevos tipos de tinta, maquinas más rápidas con manejo automático del material, secado por led, uso de tintas fluorescentes, nuevas opciones de acabado para la creación de folletos, máquinas de termoimpresión…, optimizando los estándares de calidad continuamente.

Otra de las aplicaciones dentro del sector de la impresión digital es la impresión digital de prendas de vestir, la cual se cree que será una importante alternativa a serigrafía tradicional.

Cerrar menú